lunes, 19 de diciembre de 2011

No tendría que haberte escrito esto

Pero puesto que no volvimos a vernos
ni vamos a hablar
te quería preguntar
aún en mis silencios
temas improvisables
desde cómo, cuándo y dónde.
¿Sus ojos te conmueven?
¿Te mueven las pestañas de un lado a otro
perdidas?
¿Te llevan la conciencia

a niveles no descubiertos
por el hombre?
¿Te llaman a la noche y te despiertan entre telas?

¿Te dicen que sos luna mar y tierra?¿Te encuentran sin querer y te consuelan?
¿Te presta su camino para hacer y ser testigo
del derrumbe de tus penas
cuando estás fiel al recuerdo?
¿Te volviste a encontrar firme
junto a ella?
¿Pronombre ella o serán ellas?
¿Te lavan las penurias de un llanto reprimido?
¿Te escribe estos poemas en un rapto de suicidio?
¿Te recuerdan tus proezas
o te atajan el derrumbe?
¿Te cuidan en la ausencia
y te recuerdan en el subte?
¿Te dieron de leer sus penas?
¿Intercambiaron sus ardores?
¿Sabe de tus cejas
cuando están cansadas
y se esconden?
¿sabe que sos mucho más que esconde
lo que no quiere ver en el espejo?
¿Propone sus propios besos?
¿Te imagina así en sus versos?
¿Te rima cada nombre
en cada sueño?
¿Te conoce así desnudo entre tu pelo?
¿Así de tierna como yo,
se pone?
¿La querías ver violenta?
¿Así de triste como yo,
se agrieta?
¿Me quisiste ver
entonces?
¿Mi pregunta,
te aprieta?
Me cambiaste el zapato
por la piedra,
la piedra no habla
tu boca no responde.

El último hálito de esperanza se me esconde.

Y mi nombre estalla entre preguntas y vuelve rechazado a su cueva.

2 comentarios:

Una idiota con blog dijo...

Increíble. Sin palabras, como siempre.

Gonzinko dijo...

¿Me quisiste ver entonces? Sos una bestia, sabelo.